Propuestas de León en Bici para programas políticos a favor de la bicicleta

Desde algunos grupos políticos y ONG se hacen públicas iniciativas para mejorar la movilidad de la ciudad que pasan por la integración ciclista como medio de transporte preferente. “León en común” pide cambios en el Plan de Movilidad de León para favorecer la bicicleta y Ecologistas en Acción reclama a los partidos políticos que se presente a las elecciones que se incluyan medidas para una movilidad más sostenible en León.

León en Bici es una asociación que no se vincula a ningún partido político pero que apoya cualquier propuesta que favorezca el uso de la bicicleta. En este sentido, hemos redactado un documento concretando varias medidas que puede servir como guía para las elaboraciones de los programas. Estaríamos satisfechos si todos los partidos lo incluyeran, y mucho más, si quién gobierne en León lo llevara a cabo.

En León, el uso de la bicicleta en la ciudad beneficia a todos

 

Propuestas de León en Bici para programas políticos a favor de la bicicleta, basadas en un documento de la Mesa Nacional de la bicicleta.

La bicicleta no es un medio de desplazamiento más. Es un vehículo que, a diferencia de los demás, cumple una función social en cuanto que favorece una ciudad saludable en todos los aspectos: sanitarios, medioambientales, económicos y de sociabilidad.

También se consigue con la bicicleta una ciudad más segura si se protege de manera adecuada a su conductor, dándole un trato preferente en políticas de tráfico e infraestructura vial, y se desincentiva el uso de vehículos a motor privados.

¿Por qué es necesario el impulso de la bicicleta?

Actualmente nadie pone en duda las virtudes de la bicicleta y los beneficios de su uso. Con su presencia las calles se vuelven más humanas y transitables. En los últimos años varias ciudades españolas han tomado medidas para sacar del centro los vehículos motorizados. La contrapartida es un mayor espacio para ciclistas y peatones. Las bicicletas comienzan a ser habituales en las calles y entre todos estamos recuperando espacios urbanos para la convivencia.

INICIATIVAS Y PROPUESTAS PARA EL IMPULSO DE LA BICICLETA EN NUESTRA CIUDAD

 

1.- Integración de la bicicleta.

En necesario analizar en profundidad los factores clave para la integración de la bicicleta en la movilidad. Es básico sentirse seguro, tener claras las normas, sentir el recorrido como cómodo, poder aparcar la bicicleta en lugar seguro y sentirse respetado.

Para León proponemos:

Ampliación de las zonas 30 a los barrios de la parte centro de la ciudad para lograr un apaciguamiento del tráfico. Hacer un estudio de viabilidad para el desvío del tráfico de la zona central de la ciudad. Adecuación y señalización clara de las zonas 30. Realización de una campaña de sensibilización de ciclistas para el respeto y la convivencia en esta zona.

Regulación del casco histórico a zona 10 de preferencia peatonal, por donde las bicicletas puedan circular libremente a velocidad limitada a menos de 10 por hora. Adecuación y señalización clara de esta zona 10. Realización de una campaña de sensibilización de ciclistas para el respeto y la convivencia con los peatones en esta zona.

Regulación y fomento de espacios públicos compartidos entre bicicletas y peatones, como zonas verdes, parques y las orillas del Bernesga. Señalización adecuada de estos espacios de preferencia peatonal y limitación de la velocidad ciclista a menos de 10 km/h. Realización de una campaña de sensibilización de ciclistas para el respeto y la convivencia con los peatones en estas zonas.

2.- Marco Normativo. Desarrollo de una Ordenanza Municipal.

Una pieza clave para el fomento del uso de la bicicleta es una necesaria revisión del Marco Normativo porque el ordenamiento jurídico es la herramienta fundamental para dar efectividad a los principios y directrices del fomento del uso de la bicicleta.

Para León proponemos:

La creación de una Ordenanza Municipal en que tenga en cuenta el exponencial crecimiento en el uso de la bicicleta en la ciudad y que fomente, cuide y privilegie la movilidad ciclista en detrimento del automóvil privado, teniendo en cuenta la integración de la bicicleta con la movilidad peatonal.

3.- Infraestructuras y bici pública.

En necesario promover un Plan de Infraestructuras ciclistas que por un lado armonice las características técnicas y que garantice la seguridad y la comodidad de las mismas.

Para León proponemos:

Revisión de los carriles bici de trazado actual, resolviendo y adecuando los puntos más conflictivos (Plaza del Espolón, Universidad, Eras de Renueva, Fernández Ladreda,…) y ampliando su señalización donde se encuentre de forma deficiente.

Estudio de nuevos trazados de los carriles bici, priorizando alternativas las vías de comunicación con el Alfoz y periferia, que por densidad y velocidad del tráfico comprometen la seguridad ciclista en la calzada.

Un plan de aparcamientos públicos de bicicletas en todas las calles donde sea viable (al menos uno cada 500 metros) sin reducir los espacios peatonales, sino en detrimento del aparcamiento de automóviles. También en las inmediaciones de los edificios públicos que aún no lo tengan (Juzgados, centros de salud, colegios, mercados, etc…)

La puesta a punto y ampliación del sistema público de préstamo de bicis que actualmente se encuentra bastante deteriorado. La realización de una campaña de divulgación sobre el servicio.

4.- Intermodalidad

Sólo sistemas de transporte puerta a puerta pueden superar la excesiva dependencia del automóvil. Los componentes de la cadena de transporte deben estar conectados para asegurar la movilidad. Por tanto es necesario proponer acciones tales que lleven a conseguir una ágil, efectiva y cómoda intermodalidad de la bicicleta con los medios de transporte público.

Para León proponemos:

Una transformación de transporte público de León, que actualmente se reduce a unas pocas líneas de autobuses, donde se aumente la eficacia de las conexiones entre el centro y la periferia, con objetivo de disminuir el uso del vehículo privado. Para ello sería preciso la creación de intercambiadores de autobuses donde poder hacer transbordos. Estos intercambiadores dispondrían de servicios de préstamo público de bicicletas.

Para incentivar la intermodalidad de media y larga distancia proponemos que se creen aparcamientos de bicicletas con sistema de video-vigilancia en las estaciones de tren y autobús, donde las bicicletas puedan estar aparcadas varios días sin riesgo de robo.

5.- Participación Social

Consideramos indispensable que la metodología de elaboración de esta estrategia cuente con la participación activa de los agentes sociales, económicos e institucionales interesados.

Para León proponemos:

La creación de una Mesa de Movilidad que integre a los diversos colectivos implicados: Administración municipal, partidos políticos, dirección provincial de tráfico, empresa concesionaria de transportes, asociaciones de vecinos, asociación de autoescuelas, asociaciones de conductores, asociación León en Bici, organizaciones ecologistas y otros colectivos interesados, para desarrollar un estudio integral de la movilidad en León.

Una campaña municipal de concienciación ciudadana sobre la movilidad que busque la integración y convivencia entre peatones, ciclistas y conductores, exponga de manera clara y sencilla la normativa y de consejos para una mejor movilidad general. Esta campaña debería hacerse con especial atención en los centros educativos tanto en infantil, primaria y secundaria.

 

6.- Economía de la bici

La economía que mueve la bici tiene un inestimable potencial que en León está asociada, además del alquiler o venta de bicicletas y complementos, en las actividades relacionadas con el ciclismo deportivo y el cicloturismo, en especial el Camino de Santiago.

Para León proponemos:

Adecuación del trazado del Camino de Santiago a su paso por León para bicicletas, para que sea seguro, coherente y ciclable al 100%.

También la implicación desde la administración pública en desarrollo de iniciativas privadas del sector ciclista y cicloturístico, ofreciendo su apoyo y facilitando su implantación.

Anuncios

La bicicleta como herramienta de transformación individual y colectiva

El 22 de abril, La Colaborativa y la Asociación León en Bici organizaron un #miércolesabierto donde Pedro Bravo aportó su visión de la bicicleta como herramienta de transformación individual y colectiva.

Pedro Bravo, periodista y autor del libro “Biciosos”, nos habló de cómo las bicis son un medio ideal para conseguir mejores ciudades, entornos de convivencia más sanos y ciudadanos más felices.

Pedro, escribe el blog “desde mi bici” en El Diario.es, donde trata desde una perspectiva inteligente problemáticas en torno a la movilidad urbana, y en especial al uso de la bicicleta como herramienta de transformación social.

Es autor de “Biciosos, ¿por qué vamos en bici? y otras preguntas que te haces cuando vas a pedales”, un libro donde explica porqué el uso de la bicicleta como medio habitual de trasporte en las ciudades es un proceso de cambio altamente positivo para la sociedad. Como el mismo dice: “No es habitual que volvamos sobre una idea que ya tuvimos y la reconozcamos como buena. Pero eso es lo que está pasando con la bicicleta”.

La sesión estuvo animada, contó con la participación de más de 30 personas y se pudo entablar un debate bastante enriquecedor sobre las problemáticas ciclistas de la ciudad. Carriles bici deficientes, apaciguamiento del tráfico, conflictos con los peatones, zona 10 del casco histórico y responsabilidades de la administración pública en la organización de la movilidad se discutieron entre los participantes.

foto: Juan Luis García

Argumentos en el día de la bici

Foto: fuente Diario de León

Hoy 19 de abril, mientras se celebra el día de la bicicleta en muchas ciudades del mundo, la cuestión ciclista sigue siendo debate en nuestra ciudad. ileon publica las estadísticas sobre los accidentes con ciclistas implicados. El Diario de León abre con la portada “Los usuarios de bicicleta exigen más zonas 30 y un plan de pacificación vial” donde además del estudio de la siniestralidad, se exponen las peticiones de colectivos representativos de los ciclistas como la Asociación León en Bici y Oficina Verde de la Universidad. El autor del artículo Álvaro Caballero hace un recorrido por los carriles bici de León indicando alguno de los puntos conflictivos y haciendo una valoración de las infraestructuras. Agradecemos y valoramos mucho estos artículos porque creemos que ayuda a visibilizar cuestiones sobre la seguridad ciclista, sensibiliza a la opinión pública y refuerza la convivencia. Que falta hace!!!

Dejando los contenidos de los artículos a parte, lo que más me entristece es analizar los comentarios de los lectores de los diarios. Hay varias argumentaciones peregrinas en contra de la bicicleta que dan muestra de la mentalidad retrograda en cuestiones de movilidad que se ha preservado en este país y evidencian el porqué estamos a años luz de Europa. Lo mejor es rebatirlas desde la seriedad.

No me voy a extender en el tópico de que la bicicleta es el medio de transporte más eficiente para la ciudad ya que no contamina, reduce la dependencia del petróleo (que este país tiene que importar) y que el ejercicio que produce es beneficioso para la salud general (lo que redundaría en ahorro de gastos del sistema sanitario, que, de momento, es público). Así que vamos al grano…

Bicicletas e impuestos.

Algunos piden que la bicicleta pague un impuesto de circulación similar a de los vehículos de tracción mecánica. Bien… pero ¿De cuánto sería ese impuesto? ¿Sería justo que fuera lo mismo que para un coche de 200 cv? ¿Si un ciclista en forma puede desarrollar un cv de potencia, sería justo que fuese 199 veces menos para su bicicleta que para este coche? ¿Cuanto debería paga una bicicleta por no contaminar, ocupar 10 veces menos espacio y pesar 50 veces menos que un coche? Pensemos que un coche puede perfectamente emitir anualmente dos toneladas de C02. ¿Sabes a qué equivale una tonelada de C02?. Pensemos cuanto gasta el estado español en comprar emisiones de C02 después de firmar el protocolo de Kioto (800 millones de euros en cuatro años). Sabemos que buena parte de esas emisiones son provocadas por los coches. Pensemos en que porcentaje del espacio público está destinado al automóvil, tanto habilitado para el tránsito como para el aparcamiento. Sabes que yo no puedo dejar aparcada mi bicicleta a la puerta de mi casa. El espacio de aparcamiento de mi calle (y de casi todas las calles) está exclusivamente destinado a los turismos, el aparca-bicis más cercano está a más de diez minutos a pie y la ordenanza municipal prohibe atar la bici a árboles y farolas. El usuario de un coche tiene normalmente todas las facilidades para aparcar debajo de su casa (si encuentra sitio libre). Ahora, pensemos en cuanto dinero público se emplea en pavimentar las calles de nuestra ciudad para que automóviles de dos toneladas circulen cómodamente y pensemos cuánto dinero se ahorraría en la reparación de calles si la mitad de los coches que circulan fueran bicicletas. Si de verdad pagásemos los impuestos de circulación en correspondencia al gasto generado, los usuarios de los coches, probablemente, se arruinarían. Sabéis que en otros países como Francia o Reino Unido no solo no se paga el impuesto de circulación sino que se dan bonificaciones económicas y ventajas fiscales a los ciudadanos que van al trabajo en bici. Si, si, los gobiernos pagan por ir en bici al trabajo. ¿Cuáles son los modelos de desarrollo que tomamos de referencia?

Los ciclistas se saltan los semáforos y van por dirección prohibida.

Sí, hay algunos ciclistas que se saltan los semáforos, pero otros los respetan. Personalmente mi no me gusta que nadie se salte los semáforos. Desde León en Bici estamos haciendo un esfuerzo pedagógico para que las normas de circulación se cumplan. Pero, ¿por qué algunos ciclistas no respetan las normas? Volvemos a echar la vista a Europa. En los países donde he pedaleado, a mi parecer, se respetan las normas (Alemania, Francia, Suiza, Dinamarca…). Todos tienen, a parte de una cultura del respeto instaurada hace décadas, mucha señalización exclusiva para bicicletas. Por ejemplo, muchos de los semáforos tienen ámbar para bicicletas en los giros a la derecha mientras el rojo permanece para los coches. Hay muchas calles con dirección prohibida para coches que tienen excepción para bicicletas… y así un largo etcétera. Y en estos países las cosas se suelen hacer bastante bien y pensadas con bastante lógica. La bicicleta es ágil y pequeña y en muchos casos su forma de movilidad es diferente a la del coche. Además, para mi, la bicicleta debería gozar de algunos privilegios sobre los automóviles porque es beneficioso para todos (incluso para los automovilistas) que haya más bicicletas en las calzadas. Esto es una opinión personal, por supuesto, pero también hay análisis que relacionan el uso de la bicicleta y la felicidad de los ciudadanos.

Las bicicletas van por las aceras y hay muchos atropellos.

Según el comentario de un lector en el diario de León, de cada 10 ciclistas, tan sólo 2 van por su carril y el resto ocupan el de los peatones. ¿Quién ha hecho el estudio? ¿En qué criterios se basa? ¿El estudio es válido para todo León? ¿Cuál es el muestreo de ciclistas? Me sorprende está estadística que se hace a la ligera, de forma premeditada y construida a medida. La opinión no es estadística. Sí, hay ciclistas que van por las aceras. Esto es muy molesto para los peatones pero, ¿de verdad se producen tantos atropellos? ¿son los atropellos de bicicletas en las aceras un problema real para la sociedad? Hasta donde yo se, los atropellos graves de bicicletas no son nada comunes y dudo que los peores sean por las aceras. Pensemos ahora cuantos atropellos mortales de automóviles a peatones se producen (376 en 2012, aproximadamente el 22% de las muertes en accidente de tráfico). Yo he presenciado un atropello de bici a peatón y un atropello de coche a peatón y puedo asegurar de que no es lo mismo, en el primero, en una zona compartida bici-peatón, se pidieron disculpas, ambos siguieron su camino y no pasó nada, en el segundo, en un paso de peatones, la mujer tuvo que ser llevada al hospital en ambulancia. Pero últimamente los peatones, en vez de reivindicar su espacio intentando reducir el del coche, lo hacen cargando contra la bicicleta. Mirad cómo está repartido el espacio público en nuestras calles, el peatón tiene un espacio mucho más reducido que los coches. La bicicleta no puede circular por las aceras de menos de tres metros. Lo dice la ley y el tribunal supremo. Muchos de nosotros y gran parte de las asociaciones ciclistas estamos trabajando en que esta norma sea conocida por los usuarios de bici. Pero ¿Alguien se a parado a pensar por qué algunos ciclistas van por la acera? ¿No será que circular por la calzada es percibido como algo demasiado peligroso? Yo creo que muchos ciclistas lo hacen por sentirse muy inseguros entre el tráfico rodado y buscan refugio en las aceras invadiendo el espacio de los peatones. Desde luego que hay descerebrados que van a lo loco, pero muchos ciclistas van por las aceras con mucho cuidado porque son conscientes de están en un lugar conflictivo ¿Hay solución para el problema? Yo creo que si. El aumento del uso de la bicicleta es imparable y sacar las bicis de las aceras pasa, no por multar a los ciclistas, sino por poner las condiciones de seguridad adecuadas en las calzadas, que son apaciguar y reducir el tráfico motorizado, trazar recorridos seguros para bicicletas y hacer señalizaciones específicas. Claro que entonces esto molestará a algunos conductores. Parece que la bici, ese vehículo ideal, no encuentra su espacio en ningún sitio.

Espacios de convivencia.

Creo que la bici por lo general tiene su espacio natural entre el tráfico rodado. Si se cumplen unas condiciones de seguridad por parte de los ciclistas, los conductores y las administraciones, y se toman en serio el apaciguamiento y la reducción del tráfico, es la mejor opción para todos. Los carriles segregados, si están bien diseñados, pueden tener sentido para conectar el centro con zonas del alfoz, o en vías de mucha densidad de tráfico con espacios anchos, o en nuevos lugares urbanizados de tipo residencial. Pero en los centros de las ciudades los carriles bici o las aceras bici son complicados de diseñar, tienen a menudo zonas peligrosas y son bastante costosos. La bici tiene por fuerza que convivir con el coche en muchas zonas de la calzada y los conductores tienen que ser conscientes de ello. Y de la misma manera, creo que podría encontrar un espacio de convivencia con el peatón. En determinadas aceras muy anchas, cascos histórico cerrados al tráfico, parques, o la zona del río sería posible la utilización de los espacios en común por peatones y ciclistas. Esto también ocurre en muchas ciudades de Europa y no tienen que ser lugares problemáticos. Pero para ello pienso que tienen que ocurrir dos cosas, uno; que haya una señalización clara y específica de que se trata de un espacio compartido en el que el peatón tendría preferencia, y dos; adecuar la velocidad de las bicicletas a la vía, es decir, circular por debajo de los 10 kilómetros hora. El ciclista tendría que ser muy cuidadoso y ceder el paso y por su parte el peatón tendría que hacer un esfuerzo en ser consciente de que camina por un espacio compartido y de que tiene que prestar un mínimo de atención. A mi me encantaría que en determinadas zonas de León pudiera compartir espacios con los peatones, porque desde la bicicleta les puedo saludar y sonreír.

Un minuto por Diego

Esta mañana cuando regresaba del trabajo a pie, mientras esperaba pacientemente el verde de un semáforo de peatones, oí a mi lado una conversación entre dos hombres sobre el terrible accidente de ayer. Hoy ha habido concentraciones en la Universidad (que recogen ileón y leonoticias) a modo de homenaje a este joven fallecido. Son muestras de una ciudad conmocionada por un trágico suceso, probablemente, evitable si las cuestiones en torno a la bicicleta fueran tomadas con más responsabilidad por parte de todos.

En la prensa local se abre un debate sobre la movilidad y la seguridad en la circulación urbana y en especial sobre el uso de la bicicleta. El Diario de León lo destaca en portada, y dedica la editorial y el artículo “La muerte de un ciclista abre un debate sobre la inseguridad en el casco urbano de León” para abordar el tema. En ileon se publica un extenso artículo sobre como circular en la ciudad, con ejemplos de normativa y formas de comportamiento seguro. Leonoticias también se hace eco de este debate. Todos recogen las reivindicaciones que la Asociación León en Bici lanzaba ayer para intentar despertar la conciencia de conductores, ciclistas y administración pública sobre la importancia de la seguridad ciclista. Esperamos que este sea el inicio de un proceso de reflexión para mejorar las condiciones de movilidad de la ciudad.

El uso de la bicicleta como parte de la movilidad urbana no es una moda, es una realidad y está aquí para quedarse. León con más bicicletas en sus calles será una ciudad más limpia, más sostenible, más fluida y más alegre. Por el bien de todos, por respeto a Diego, tomemos su seguridad en serio.

SOBRE EL ATROPELLO MORTAL SUCEDIDO HOY EN LEÓN

Un ciclista de 22 años ha fallecido esta mañana arrollado por un turismo en una vía urbana de León. Desde la Asociación León en Bici expresamos nuestra conmoción y tristeza por este suceso y queremos enviar un sincero pésame a la familia y amigos del joven, les damos nuestro apoyo y ayuda para lo que puedan necesitar. Es lamentable que ocurran estas situaciones que nos producen dolor por la pérdida de una vida humana y evidencian algunas de las problemáticas más graves de movilidad y circulación que tiene esta ciudad.

Las informaciones de la prensa local han sido en un primer momento contradictorias. Los diarios digitales donde se refleja el accidente han corregido la noticia en el transcurso del día. En un principio, indicaban que la colisión se había producido en un paso de peatones. Muchas veces sugerir una imprudencia del ciclista en caso de accidente es un tópico bastante recurrente. Posteriormente se señala que el ciclista había sido arrollado en un paso para bicicletas situado al final de la zona de Eras de Renueva, en la carretera de Carbajal. Si como todo parece, se confirma esta posibilidad, el joven circularía correctamente por una zona en la que los vehículos deberían ceder el paso. La correspondiente investigación deberá dilucidar las causas del accidente, pero queremos destacar que se trata de un atropello en un paso indicado para bicicletas.

Ante el exponencial e inevitable aumento del número de usuarios de la bicicleta en la ciudad y para que sucesos como este no se vuelvan a repetir, desde León en Bici pedimos a los conductores que tomen conciencia de que la vulnerabilidad de los ciclistas. Que los vehículos de motor respeten y consideren a los ciclistas no es sólo una cuestión de cumplimiento de normas, educación y convivencia, sino que es realmente una cuestión de que se está “jugando” con la vida de las personas.

A los usuarios de la bici les pedimos que sean muy prudentes y respeten las normas de circulación. Animamos a todos y a todas a seguir con sus desplazamientos cotidianos en bicicleta porque cuantas más bicis haya en nuestras calles más seguras serán para todos.

A las autoridades les recordamos que la bici es un vehículo ideal para moverse por la ciudad, por sus indudables efectos positivos sobre el medio ambiente y la salud pública, y reclamamos que hagan un esfuerzo para garantizar la seguridad de los ciclistas. Creemos que inversión en seguridad tiene que crecer proporcionalmente con el aumento del uso de la bici.

En este sentido, denunciamos que varios de los carriles bici de León tienen un diseño muy peligroso, con numerosas intersecciones problemáticas y con escasa señalización. En concreto, el paso donde se ha producido este accidente tiene señalización horizontal sobre el asfalto pero carece de señalización vertical que indique que es un paso para bicicletas (la señalización vertical marca sólo paso de peatones).

Esperamos que con el esfuerzo de todos este sea el último atropello mortal que tengamos que lamentar.

Noticia en ileón

Noticia en Leonoticias

Noticia en el Diario de León

La relaciones entre bici, coche y peatón también se tratan en el Musac

A partir de una exposición que el artista Isidoro Valcarce Medina exhibe en el MUSAC, se crea la Agencia de Desmontaje, un grupo de trabajo que articula participación ciudadana para tratar y debatir sobre diversas problemáticas que afectan a la ciudad de León. El día 10 de abril la propuesta consistió en hablar sobre la movilidad de León, más concretamente sobre la relación entre los diferentes agentes: transporte público, peatón, bicicleta y automóvil, sus conflictos y sus formas de integración. La participación es libre y acuden además de ciudadanos interesados en el tema, arquitectos, urbanistas y artistas. La asociación León en Bici también se une para aportar su visión sobre la movilidad de la ciudad.

En el transcurso del debate, se expone una deficiencia en el transporte público de la ciudad, tanto en la adecuación de las líneas a las necesidades de la población, como en el escaso uso que tienen, limitado a unir puntos concretos de la periferia con el centro de León y las líneas de Hospitales y Universidad. Esta deficiencia en el transporte público tiene como consecuencia que, por una parte se haga una utilización excesiva del coche, y por otra, que en muchas ocasiones se recurra a caminar los trayectos ya que León es una ciudad pequeña.

Todos coincidimos en que el uso de la bicicleta es bastante reducido en la movilidad de la ciudad aunque, curiosamente, la mayoría de los que estábamos allí utilizamos la bici habitualmente. Es decir, muchas personas preocupadas y concienciadas con los problemas de movilidad utilizan la bicicleta. Se constata que las infraestructuras para ciclistas son escasas y en algunas ocasiones peligrosas por estar mal diseñadas. También se pone de manifiesto que en los últimos cuatro años no se han incrementado los kilómetros de carriles bici.

Sobre los conflictos entre peatones, ciclistas y vehículos a motor nosotros opinamos que hay que buscar la integración en la calzada entre bicicletas y coches apaciguando el tráfico, mediante carriles 30, señalizaciones expresas para bicicletas y control de la velocidad de los vehículos. También pensamos que, si bien no es adecuado circular en bicicleta por las aceras, puedan existir lugares de integración entre bicicleta y peatón, por ejemplo en parques, aceras muy anchas y casco histórico, siempre que estén debidamente señalizadas y que se adecue la velocidad de los ciclistas. Creemos que muchos de los conflictos entre peatones y ciclistas tienen su origen en vías ciclistas y aceras mal diseñadas y también porque algunos ciclistas no se sienten seguros en la calzada y buscan protección en las aceras. En cualquier caso pensamos los conflictos entre peatones y ciclistas se deberían minimizar y que sería el vehículo privado el que debiera perder terreno y privilegios en beneficio de todos.