ES LA HORA DE ACTUAR PARA QUE EL AYUNTAMIENTO DE LEÓN TOME EN SERIO A LOS CICLISTAS

 

 

El Ayuntamiento de León ha dejado transcurrir la Semana Europea de la Movilidad sin organizar actividad alguna ni proponer absolutamente ninguna medida para profundizar y apoyar  el cambio hacia una ciudad sostenible y accesible para todos.

Titular equivocado del Diario de León
Titular equivocado del Diario de León

En lugar de ello, nos hemos encontrado una portada en el Diario de León en la que cargan una vez más contra los ciclistas difundiendo una supuesta obligación del uso obligatorio del casco y mostrándonos de nuevo más como un problema que como una solución.

Antes de nada, debemos aclarar que el Diario de León se equivoca; no va existir imposición obligatoria del casco en León, sino que la Ley sólo obligará, en todo caso,  a los menores de edad.

Dado que las políticas del Ayuntamiento de León siguen sin tener en cuenta a los ciclistas, debemos dirigirnos a la “masa social ciclista” de esta ciudad (nunca mejor dicho) para proponeros que mostremos nuestra fuerza al Ayuntamiento.

Hay dos opciones para remitir vuestras propuestas y que sean tenidas en cuenta:

1) Mandar el texto que os proponemos, a través de internet (pinchando en este enlace) o presentándolo en el Registro del Ayuntamiento imprimiéndolo y firmándolo.

2) Elaborar vuestro propio texto con vuestras propuestas y quejas y mandarlo a través de internet (pinchando en este enlace) o presentándolo en el Registro del Ayuntamiento imprimiéndolo y firmándolo.

TEXTO PROPUESTO POR LA ASOCIACIÓN LEON EN BICI:

Como ciudadano y usuario de la bicicleta en León debo mostrar mi oposición a cómo el Ayuntamiento de León está manejando las políticas de movilidad y, muy en especial, la imagen de la bici que se está dando en los medios de comunicación y a través de la Ordenanza que se pretende aprobar al respecto.

La bicicleta ha experimentado un notable auge en León y en muchas ciudades españolas durante los últimos años, de lo que debemos congratularnos por sus indudables efectos positivos sobre el medio ambiente y la salud pública.

La contribución de la bicicleta a un mejor medio ambiente urbano es innegable y su contribución a la mejora de la salud pública ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud, que recomienda el uso cotidiano de la bicicleta como medida preventiva frente a la obesidad y las enfermedades coronarias. Así lo ha reconocido también la Dirección General de Tráfico (DGT), al incluir el fomento de la bicicleta como medio de transporte preferente entre los objetivos de su recientemente presentado Proyecto de Reforma del Reglamento General de Circulación.

Esta reforma contiene numerosos aspectos positivos que favorecen la seguridad vial y pueden ayudar a promover el uso de la bicicleta, especialmente la apuesta por la pacificación del tráfico. Sin embargo, el borrador final no incluye como medida la obligación de utilizar casco para circular en bicicleta por la ciudad, sino que sólo lo deja para los menores. Ademas, este asunto esta siendo aun tratado por una comisión de expertos y la inmensa mayoría de ellos se han mostrado en contra de la imposición.

Considero que imponer esta medida en el entorno urbano de León para todos los ciclistas sería NEGATIVA y su efecto global sobre la seguridad del tráfico, la salud pública y la mejora del medio ambiente urbano es discutible.

 El casco ciclista es una medida “de fin de tubería”, de la que no cabe esperar una reducción de la accidentalidad ciclista sino, en todo caso, una reducción de los peores efectos de dicha accidentalidad; en especial, de la mortalidad o del número de accidentes graves producidos por heridas cráneo-encefálicas. Hay que decir, en todo caso, que dicha efectividad es muy dudosa cuando se trata de colisiones con vehículos a motor que circulan a velocidades superiores a 30 km/h. Este tipo de colisiones son, como confirman los propios estudios de la DGT, la principal causa de accidentes ciclistas en las ciudades españolas.

La mortalidad ciclista por accidente en las ciudades españolas no es muy elevada, oscilando entre 10 y 15 fallecimientos al año (a efectos de comparación, el total de fallecidos por accidente de tráfico en zona urbana ascendió a 457 en el año 2.011).

Esta mortalidad muestra una clara tendencia a la baja, pese al indudable aumento del uso de la bicicleta como alternativa de movilidad urbana en muchas ciudades. Esta tendencia a la baja muestra la efectividad de las medidas que ya se están tomando en muchas ciudades españolas para mejorar la seguridad del tráfico ciclista, como la implantación de redes de vías ciclistas y otras infraestructuras. También confirma el hecho de que, a mayor número de ciclistas, mayor seguridad, debido a la mayor visibilidad de la bicicleta y al hecho de que cada vez más conductores son conscientes de la presencia de ciclistas en la vía publica, y los respetan cada vez mas (entre otras razones porque muchos de ellos son también ciclistas). 


La situación de León, por tanto, no reclama una medida tan drástica como imponer la obligatoriedad del casco ciclista, lo que por otro lado podría tener efectos negativos sobre el fomento de la bicicleta como modo de transporte en las ciudades. Existen numerosos estudios que confirman este efecto, aparte del hecho significativo de que en ninguno de los países donde la bicicleta ha llegado a ocupar un lugar importante en la movilidad urbana es obligatorio el uso del casco para los ciclistas.

 En particular, el impacto negativo de la obligatoriedad del uso del casco sobre el sistema municipal de bicicletas públicas es evidente. El colapso de este sistema significaría un notable retroceso en el uso de la bicicleta en León, así como efectos negativos para su imagen exterior y la pérdida de una inversión en muchos casos elevada.

 Estimo, por tanto, que los posibles efectos positivos de la imposición del uso del casco en León como medida paliativa de las peores consecuencias de los accidentes de tráfico que muy ocasionalmente sufren los ciclistas urbanos, se verían superados con creces por sus efectos negativos.

 Estos efectos negativos serían consecuencia del descenso del uso de la bicicleta y de su impacto sobre la salud pública (incremento de los índices de obesidad y de enfermedades coronarias), sobre la calidad del medio ambiente urbano y sobre la propia seguridad del tráfico en general. A este respecto no debemos olvidar que la bicicleta, por sus especiales características, es un vehículo potencialmente muy seguro tanto para el propio usuario como para los demás usuarios de la vía. Mucho mas seguro que otros vehículos privados, como las motocicletas o el automóvil. En particular, un descenso en el uso de la bicicleta como consecuencia de la obligatoriedad del uso del casco ciclista, podría ir acompañado de un incremento paralelo del uso de motocicletas y ciclomotores, con las consecuencias negativas que cabe imaginar para la seguridad global de tráfico urbano. 


En consecuencia, y ante las dudas que suscita dicha imposición, SOLICITO

1) Que el Ayuntamiento de León no incorpore la obligación de utilizar casco para circular en bicicleta por la ciudad de León y que, al contrario, inste a la Dirección General de Tráfico a que en el Proyecto de Reforma del Reglamento General de Circulación que está en fase de redacción, no incluya dicha petición.

2) Que tenga en cuenta las sugerencias formuladas por la Asociación LEON EN BICI al Alcalde  que son, entre otras:

a)     Cursos en colegios e institutos de Seguridad Vial practica, con salidas en bici por la ciudad.

b)     Campaña informativa en autoescuelas, tiendas de bicicletas, organismos oficiales, eventos deportivos, colegios, institutos y universidad por el respeto a los ciclistas tanto en vías urbanas e interurbanas, así como de concienciación de las virtudes de la bici como medio de transporte en entornos urbanos y para trayectos de menos de 10 km.

c)      Aparcamientos para bicis en todas las calles. Una plaza de coche equivale a diez bicis aparcadas. Convertir una en cada calle es una forma barata y útil de fomentar y dar espacio a los usuarios de las bicis, así como de dejar muchos mas espacios libres para los coches.

d)     Ciudad 30.Reducción efectiva a 30 de la velocidad de circulación en todo el centro de la ciudad y en todas las calles de dirección única para vehículos motorizados.

e)     Creación de una patrulla de policía en bicicleta para el casco histórico y otras zonas de tráfico restringido.

f)      Implantación y consolidación de un carril bici útil. Proyectar y ejecutar poco a poco un carril bici que conecte el centro de León con todos sus barrios, así como con municipios adyacentes. Sin prisa pero sin pausa, y huyendo de la acera-bici, fácil pero peligrosa.

 

Firmado:  (Nombre, apellidos y DNI)

 

 

DIRIGIDO AL ALCALDE DE LEÓN (o al órgano competente)

———————————————————————————————————————————————————————————————

Copia, difunde, comparte

Anuncios

One thought on “ES LA HORA DE ACTUAR PARA QUE EL AYUNTAMIENTO DE LEÓN TOME EN SERIO A LOS CICLISTAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s